viernes, 10 de junio de 2011

LA HORA ESMERALDAS

Un fuerte cordón policial en los alrededores de toda la manzana del Municipio de La Concordia, la tarde de ayer evitó enfrentamientos entre partidarios de los concejales principales y trabajadores del Cabildo apostados en el ingreso al edificio donde se convocó a sesión de consejo a las 14:30.

César Cortez, intendente de Policía; el jefe político del cantón Quinindé, Stalin López, y el comandante provincial de Policía, Pablo Santos, estuvieron en los bajos del Municipio para hacer cumplir la disposición del Juez Sexto de lo Civil de Quinindé, de reintegrar a sus funciones a seis concejales principales que fueron removidos el 30 de mayo anterior.

Un altavoz dejó escuchar desde la parte alta del edificio municipal la voz del alcalde, Wálter Ocampo Heras, que con palabras de grueso calibre arremetió contra de los concejales restituidos, a la vez que azuzaba a los empleados para que evitaran el ingreso de los ediles a la sala de sesiones.

Se negó
Finalmente y, según explicó, para evitar enfrentamientos el Comandante provincial de Policía sugirió a los concejales retirarse del lugar con sus partidarios y en una rueda de prensa improvisada informó que logró hablar telefónicamente con Ocampo Heras, quien se negó a acatar la orden judicial.

El Intendente General de Policía manifestó que elevará un informe de los acontecimientos al Ministerio del interior. “Estoy cumpliendo con mi deber de brindar seguridad a los concejales restituidos, lamentablemente el Alcalde de La Concordia se resiste a aceptar la resolución de un Juez Constitucional”, refirió Cortez.

Para hoy viernes a las 07:30 se tiene previsto una nueva sesión extraordinaria de Concejo convocada por Ocampo Heras. La población observa con expectativa los acontecimientos en el Cabildo.