domingo, 11 de octubre de 2009

Habitantes de Santo Domingo aseguran que un cerro está creciendo cada día


Foto: En cerro El Bombolí se aprecia imponente al fondo desde el centro de la ciudad de Santo Domingo de los Tsáchilas.ESMERALDAS NEWS



REdacción ESMERALDAS NEWS

SANTO DOMINGO DE LOS TSÁCHILAS


Enclavado en la parte sur de la ciudad, el cerro Bombolí parece una enorme taza verde colocada boca abajo sobre la ciudad de Santo Domingo de los Tsáchilas. Su cima verde está adornada por 7 antenas repetidoras de los canales de televisión y otras tantas de las emisoras locales de frecuencia modulada.
Ubicado a 1000 metros sobre el nivel del mar, el Bombolí pasó a ser el principal sitio turístico de Santo Domingo de los Tsáchilas, donde cada fin de semana decenas de familia se dan cita para departir y disfrutar de una vista privilegiada de la ciudad.
Llegar a la cima del Bombolí es tarea fácil, pues el Cabildo local ha construido una calle adoquinada de primer orden para acceder al lugar donde existe un mirador, junto a la Iglesia de los padres Oblatos, donde religiosamente cientos de personas acuden a rezar cada día.
Además de ser el principal sitio de atracción turística de Santo Domingo, el cerro Bombolí ha ganado protagonismo en los últimos meses ya que los habitantes de los sectores aledaños aseguran que la elevación está aumentando de tamaño rápidamente.
David Núñez, periodista local, quien realizó un estudio sobre el tema, dice que ninguna de las versiones que entregan decenas de personas ha podido ser corroborada. “Yo creo que es una forma de llamar la atención para que la prensa nacional venga y le haga publicidad al cerro, que es un sitio de turismo de primera”, dice.
Pero Mauricio Murillo Vera, estudiante universitario, no tiene el mismo criterio, este dice que está haciendo su tesis de grado precisamente sobre las versiones de que el cerro está creciendo y asegura que hay fundamentos ciertos que avalan lo que dice la gente y que esto se debería al movimiento de la tierra y al cambio climático.
En el Municipio de Santo Domingo, nadie da razón sobre lo que se escucha en las calles sobre el cerro. La intendente de Policía de Santo Domingo Silvia Aguirre, dice que ella no tiene referencia sobre este fenómeno.
En la parte lateral del cerro Bombolí nace una vertiente cuyas aguas brotan del centro del cerro, esto ha provocado a que la creencia popular atribuya a que el cerro es parte de un volcán subterráneo. “Todos en Santo Domingo sabemos que el Bombolí es un oído del un volcán, eso lo aprendí desde la escuela”, dice Gerardo Barriga, habitante del sector.

Los curanderos de varias etnias, invocan al cerro como un ente sagrado ya que aseguran que sus antepasados hablan de que el cerro apareció en el sitio de un momento a otro. “Mis padres de me decían que hay almas que protegen a los animales que habitan en el cerro, cuando los cazadores iban a atrapar a sus presar, una espesa neblina cubría el cerro”, dice Ramiro Buitrón, un vendedor de refrescos de la calle Quito.
Aunque, el criterio general de las autoridades locales, es que se trata de una campaña publicitaria de quienes tienen sus negocios en la zona para fomentar más turismo al cerro, hay quienes aseguran sentirse preocupados ya que creen que el cerro esconde misterio que podrían afectar a la seguridad de los habitantes de la ciudad.
Rosaura Arteaga, de 57 años, afirma que el cerro Bombolí no es compacto sino hueco en el centro. “Si usted se pone a investigar encontrará decenas de historias sobre el cerro, yo no creo que esté creciendo, pero sí creo que ese cerro oculta algo”, dice.
Inicialmente los indígenas locales bautizaron al cerro con el nombre Bobaludidu, que en lengua safique, idioma de los Tsáchilas, significa árbol, flores y cerro, pero en Santo Domingo todos conocen al cerro con el nombre de Bombolí.
Tres estudiantes de periodismo de la Universidad Técnica Luis Vargas Torres de Esmeraldas, extensión de La Concordia, Luis Proaño, Zara Sabala y David Núñez, trataron de verificar las versiones de que el cerro está creciendo pero no encontraron argumentos para sustentar su investigación.
“Es casi seguro que se trata de una bien orquestada campaña publicitaria para dar a conocer al cerro a nivel nacional, no hay un estudio serio que asegure que el cerro está creciendo o que sus bases se estén hundiendo, esto no pasa de ser una simple campaña publicitaria”, señalan.