domingo, 22 de mayo de 2011

En burdel hubo bala, sangre y muerte para 2

La policía sostiene que uno de los baleados lideraba una banda de asaltantes que operaba en varias provincias.

Redacción Extra

Esmeraldas
La música estaba de lo más sabrosa y se apreciaban los movimientos de cuerpos curvilíneos de hermosas trabajadoras sexuales, pero nadie sospechaba que ese lindo ambiente se iba a transformar en bala, sangre y muerte.
Ayer por la mañana, en las calles de Esmeraldas, la gente comentaba una frase “ha muerto una leyenda”. Hacían referencia a Cristóbal Alexander Colorado Matamba, de 27 años, más conocido como “Fofo”, quien fue acribillado en un conocido burdel de esa ciudad, junto a uno de sus hombres de confianza.
El sangriento episodio se dio este fin de semana cuando “Fofo” llegó hasta el cabaret El Imperio, ubicado al ingreso de la ciudad de Esmeraldas, en la vía que conduce a Santo Domingo.
Según las primeras investigaciones, Cristóbal habría ingresado a conversar con el propietario del cabaret, pero mientras platicaban; un sicario le disparó por la espalda y se armó tremendo zafarrancho, donde las balas llovían por todas partes.
Las chicas de “boquita pintada” corrían a esconderse en sus cuartos de labores para no ser alcanzadas por los proyectiles asesinas, mientras el disc-jockey bajó el volumen del equipo de sonido.
Otro más
Pero “Fofo” nunca andaba solo, esta vez lo acompañaban cuatro sujetos más. El segundo en caer abatido fue Gary Javier Ávila Vaona, de 29 años, su fiel amigo que lo acompañaba en ese momento.
En un auto color rojo lo esperaban los otros tres: uno apodado ”Gato”, el “Chino” y un tercero más, quienes también recibieron plomazos, pero lograron salir corriendo del lugar.
Lo inculpan de delitos
A Cristóbal Colorado Matamba, alias “Fofo”, lo inculpan de varios crímenes y asaltos en las provincias del Guayas, Pichincha, Esmeraldas y Manabí. La Policía sostiene que este lideraba una organizada banda de criminales que contaba con más de 30 hombres, la mayoría jóvenes tenía un buen arsenal para cometer sus fechorías.
El cuerpo de “Fofo” tenía 26 impactos de balas, mientras que el de Gary Ávila, 14. Los cadáveres fueron arrojados a la vía para que no sean encontrados en el interior del burdel, pero las señales del acribillamiento estaban por todo el lugar, junto a los cuerpos se hallaron más de 30 casquillos.

1 comentario:

Miguel dijo...

MURIO EL NEGRO MARTIN,AHORA FOFO.
Y AUN FALTAN OTROS MAS Q LA GENTE Y LA POLICIA SABE.
EN UN MUNDO CIVILIZADO ESTOS SUJETOS DEBEN SER PROCESADOS PORQUE PIENSO Q LA MUERTE ES UN REGALO PARA ESTA CLASE DE SERES VIVOS.